« Home | Guinness Premiership » | EL RUGBY Y LAS OLIMPIADAS » | SUPERLIGA IBERICA II » | LIGA SUPERIBERICA DE RUGBY » | IVECO ALL BLACKS » | REAL MADRID RUGBY » | POR LOS MARES DEL HEMISFERIO SUR » | GUINNESS PREMIER SHIP » | CAMPEONATO DE EUROPA FIRA-AER » | II TORNEO DE RUGBY VETERANOS - FERROL » 

16 septiembre 2008 

PARALYMPIC GAMES - RUGBY



EFE PEKÍN 16.09.2008 - 09:35h
Uno de los deportes paralímpicos con menos resonancia mediática es, sin embargo, de los más espectaculares y exigentes para el deportista, se trata del rugby en silla de ruedas, un juego donde los jugadores rivales chocan violentamente en todo el partido pero donde la estrategia es tan importante como la fuerza.

El poderoso atractivo de este deporte, que hoy vivirá su final paralímpica (Estados Unidos contra Australia), ha llamado la atención del presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, quien ha asistido a las semifinales de un deporte que él mismo no conocía.

En esas semifinales, que mostraron un fuerte dominio anglosajón (Estados Unidos-Reino Unido y Canadá-Australia), se pudo ver un gran espectáculo y un público volcado, en el Gimnasio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pekín.

En los momentos previos al partido, los jugadores se gritan arengas para insuflarse ánimos y amilanar al rival, al estilo de sus "hermanos mayores" del rugby (la modalidad en silla de ruedas se juega en un campo mucho más pequeño, normalmente sobre parqué y en pista cubierta).

Con unas sillas de ruedas que tienen cierta semejanza a cuadrigas de gladiadores, especialmente diseñadas para protegerse de los golpes rivales -lo que no impide que acaben llenas de abolladuras-, los cuatro jugadores que cada equipo dispone en el campo deben alcanzar el centro de la línea de fondo rival para anotar un gol.

En el curso del juego, a consecuencia de los choques continuos, hay decenas de caídas de jugadores al suelo, por lo que dos asistentes por equipo tienen que entrar en el campo con frecuencia para ver si el miembro del equipo o la silla han sufrido daños (también son muy frecuentes los reventones de ruedas).

Pero no se trata sólo de dar embestidas a las sillas rivales, sino de hacer fintas y giros que sorprendan al contrario, por lo que los jugadores se pasan gran parte del encuentro girando las sillas de ruedas a un lado y al otro, con una increíble pericia y unos vehículos que permiten girar 360 grados sobre sí mismos.

En los partidos de alto nivel, casi cada ataque termina en gol, por lo que los escasos robos de balón que se producen en el partido son casi tan celebrados como los tantos.

Las leyendas del rugby en silla de ruedas

Este deporte está lleno de auténticos héroes que no llegan a las portadas de las revistas pero cuyo esfuerzo, dedicación y fuerza no han de envidiar a los de ningún otro deporte.

Por ejemplo, el mejor jugador del mundo, el australiano Ryley Batt, único miembro de su equipo que tiene amputadas las dos piernas y que suele marcar más de la mitad de los goles de la selección en cada partido (su media ronda los 24 en estos Paralímpicos).

En la final se verá las caras con otro gran héroe, el estadounidense Nick Springer, quien contrajo una rara forma de meningitis que acabó obligando a los médicos a amputarle las cuatro extremidades. Ello no impide a este neoyorquino de 23 años correr veloz con su silla y defender la pelota de los embates rivales.

También sorprende la veteranía de algunos jugadores, como el canadiense Daniel Paradis, de 47 años, que ayer fue una de las referencias defensivas de su equipo y cuajó una gran actuación pese a la ajustada derrota.

El rugby en silla de ruedas fue inventado en Canadá en los años 70 como alternativa al más conocido baloncesto en silla de ruedas, ya que el segundo no permite tanto la participación de jugadores con altos grados de parálisis o amputados.

El deporte es paralímpico desde Atlanta'96, y es uno de los pocos que permiten a hombres y mujeres competir juntos, aunque en las semifinales disputadas ayer las chicas de cada equipo se quedaron en el banquillo.

Música heavy para crear ambiente

El deporte se rodea de elementos para subrayar su "rudeza": muchos jugadores, con enormes tatuajes y rapados al cero, parecen salidos de una de las entregas de "Mad Max". Además, como fondo durante el partido se pone música heavy para caldear el ambiente entre jugadores y público.

La presencia de Rogge en los encuentros de ayer muestra el interés que empieza a desatar este deporte hasta ahora casi desconocido.

Por otro lado, también es en cierto modo un indicativo de la gran afición del presidente del COI por el rugby tradicional -deporte que jugó en su juventud-, una disciplina deportiva que el belga quiere algún día poder incluir en los Juegos Olímpicos.

VIDEO SOBRE PARTIDO DE RUGBY PARALÍMPICO

Posteado por Loquillo74 a las

Enlaza este post

Crear un enlace